Recicla

El Reciclado

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Indice del artículo
El Reciclado
El cartón
Recursos
Todas las páginas

Material Reciclado

Para el presente curso escolar, a pesar de contar con una amplia gama de material de Educación Física, hemos decidido añadir el material reciclado como alternativa al uso del material convencional (en ocasiones), a nuestros recursos didácticos de área. 

De este modo, para el desarrollo de algunas de nuestras unidades didácticas, los alumnos han construido su propia “herramienta de trabajo” a partir de material reciclado, material inservible y/o de desecho.

Justificación

Con su elaboración pretendemos involucrar al alumnado en la utilización de equipamiento de construcción propia y en la creación y adaptación de juegos como medidas para ampliar el currículo deportivo escolar, posibilitando una práctica variada y alternativa, sin necesidad de un gasto excesivo.

Además, con ellos podemos trabajar multitud de objetivos, alcanzar diferentes contenidos así como competencias básicas. Y, ante todo, han aprendido gran cantidad de valores: respeto y conservación del medio ambiente; se incrementa el respeto por el material a partir del aprecio y valoración positiva por el que uno mismo ha fabricado; igualmente se genera cierto grado de concienciación de que los materiales comunes e “inservibles” cuyo destino suele ser la basura pueden ser reciclados para la fabricación deportiva.

Y, por otro lado, aumentamos el tiempo de participación del alumnado, dado que cada uno dispone de su propio material.


 

 Valor de un material: el cartón

Imaginemos el valor de un envase de cartón de una caja de galletas:
  •  Significativo: son materiales cercanos al entorno inmediato.
  • Abierto: posibilita reglas, recursos…No hay un rigor prediseñado.
  • Homogéneo: todos parten del mismo punto respecto a la práctica y control del recurso a utilizar.
  • Innovador: permite romper la frontera de las cosas y su ubicación, incrementando las posibilidades educativas.
  • Transversal: desarrolla valores de proyección social más directa (medio ambiente, higiene, consumo, etc)
  • Socializador vertical: “mamá, tango que llevar al colegio una caja de cartón cuando se acaben las galletas”.
  • Coeducativo: no hay sexismo, ni estereotipos discriminatorios de comportamientos aprendidos.
  • Cooperativo: “ayúdame Borja, coge la caja por un extremo mientras yo la corto por…”
  • Sensitivo: “¡qué guay me ha quedado mi raqueta de cartón!”
  • Creativo: “vamos a decorar las raquetas de los colores de diferentes países”.
  • Imaginativo: “si coloco dos gomas en la raqueta quizás me sujete mejor la mano…”
  • Experimental: “¡funciona!, ya no se me cae!”.
  • Ocioso: permite incrementar los recursos propios para disponer y disfrutar en el tiempo libre.
  • Económico: su utilización supone un importante ahorro económico y una fuente de recursos didácticos.
 

Elaboración de recursos con diferente material

Cesta punta

En un envase de suavizante se marca con rotulador una línea de corte que elimine la base y otra para la prolongación del asa en un ángulo de 90 grados. Se realizarán ambos cortes con un cúter, redondeando los ángulos de forma que no queden puntas o aristas punzantes que puedan ocasionar cortes a los jugadores. Igualmente, se deben lijar los bordes peligrosos eliminando aquellas imperfecciones que dificulten el agarre o lo hagan incómodo. Además, se puede pegar un esparadrapo en el mango para evitar que resbale con el sudor. Finalmente, las cestas quedan listas para decorar y pintar.

Remonte

En otro envase de suavizante se marcan las líneas de corte. En esta ocasión, se deja el tapón para agarrarlo y un lateral, eliminando la base y todo el lado que tiene el asa. La idea es conseguir una especia de canaleta curva por donde pueda rodar la pelota. Se debe prestar especial atención a no rebajar excesivamente las paredes del remonte, dejándolas simétricas y con unos 6-8 centímetros de altura. Algunos tapones tienen una parte interior que dificulta la recepción de la pelota, ya que sobresale unos centímetros. En tal caso, es conveniente desenroscar el tapón y cortar dicha parte con una sierra. Finalmente, se pueden decorar los remontes.

Cesta-guante

Se fabrican con botellas de leche. En primer lugar, se elimina la base de una botella con el cúter. Después, se traza una línea en ángulo recto que pase aproximadamente por la mitad de la botella en sentido longitudinal y que llegue hasta unos 10-12 centímetros del tapón; desde ahí, se forma el ángulo hasta el exterior de la botella. Por esta línea de realizará un corte redondeando nuevamente las esquinas para evitar daños y proporcionar mayor durabilidad a la cesta.

Cesta con asa

Se siguen los pasos descritos anteriormente con las botellas de leche, pero en esta ocasión con una botella de lejía. La diferencia es que ésta tiene un asa y que sus paredes de PVC son más gruesas, lo que aumenta su consistencia. El hueco de la cesta debe realizarse a continuación del asa.

En algunos tipos de envases, las pelotas pueden quedar trabadas y no salen con facilidad, por lo que conviene efectuar un corte para ampliar la abertura o introducir un papel de periódico y fijarlo con cinta adhesiva para poder despedir la bola con mayor facilidad.

Garrafones de agua mineral

Es recomendable seleccionar las garrafas que tengan el asa en sentido longitudinal, puesto que con ello se va a favorecer el agarre del implemento. La ventaja con respecto al resto de los envases es que su abertura es más grande, con lo que se facilitan las recepciones y, en consecuencia, su uso es adecuado con los alumnos de menor nivel de habilidad. Como en los casos precedentes, se procede a cortar la base del bidón para obtener un recipiente que cogeremos por el asa. La otra mitad puede aprovecharse como recipiente para guardar objetos pequeños, en infinidad de juegos o como cono para delimitar espacios.

Botellas de refrescos

Estos envases suelen ser transparentes. En esta ocasión sólo se van a utilizar el extremo más cercano a la boca de la botella y el tapón; es decir, el cono superior. El resultado es una cesta parecida a la anterior, más pequeña y sin asa a la que se puede insertar un tubo de PVC con las dimensiones de la boca de la botella.

Pelota de papel de periódico

El resultado es una pelota suave que sólo permite un bote. Se utilizan dos o tres hojas de periódico y cinta de embalar. Se enrolla una hoja haciendo una bola y después la segunda envolviendo a la anterior. Se prensa con las manos tratando de que quede una bola lo más perfecta posible y se cubre con la cinta adhesiva de embalaje evitando dobleces.

Pelota con pelo

Repetimos todo el proceso anterior, introducimos bolsas de plástico en lugar de periódico. Y, al final, debemos agujerear la pelota con el objetivo de extraer trocitos de bolsa para que la pelota una vez caiga al suelo, se frene (así se evitan muchas pérdidas de tiempo).

Pelotas de látex

Se cortan varios guantes de cocina usados o globos en tiras de aproximadamente 1 centímetro de ancho y 10 de largo. A continuación, éstas se enrollan alternándolas en tres direcciones: una tira horizontal, la siguiente vertical y posteriormente en diagonal. Una vez conseguido un núcleo de casi el tamaño de un apelota de tenis, se enrolla lana para restar dureza y bote. Finalmente, se cubre la pelota con esparadrapo de forma homogénea para compactar la pelota.

Ringo

En un cartón, se dibuja un círculo exterior utilizando como molde un palto de cocina mediano (de unos 20 centímetros de diámetro), y otro concéntrico interior utilizando un plato de postre (de unos 14 centímetros de diámetro). Se recortan con el cúter. Con otro cartón, se repite la operación y se coloca uno o más encima del primero, para envolverlos con cinta aislante de color y decorar convenientemente. Recomendamos encintar el borde exterior en sentido longitudinal para evitar rozaduras en los dedos. Es preciso disponer de varias anillas para optimizar el tiempo de clase.

Red

Se puede utilizar una red o malla de plástico (por ejemplo, de las utilizadas rn jardinería), una tela vieja o simples bolsas de plástico (aunque dan peores resultados). Además, se necesitan dos tubos de PVC huecos (o dos palos de madera) cilíndricos y ligeros de unos 34-36 centímetros de longitud y 2,5 de diámetro. Finalmente, se requiere un taladro y una grapadora (o aguja e hilo). Sugerimos las siguientes fases para su fabricación:

1. Recortar la malla o tela con unos 2-4 centímetros más de las medidas estándar (34 x 28).

2. Si se opta por usar una red, doblar los bordes laterales de la malla a 1-2 centímetros e introducir una cuerda a cada lado por el doblez. Después, se cose o grapa a la largo del tejido de forma que la cuerda quede dentro. Se puede embellecer la red grapando una cinta de color en los bordes y por ambos lados. A continuación se realizarán dos agujeros en cada extremo de los tubos con el taladro. Y finalmente, se atan los extremos de las cuerdas a los tubos introduciéndolas por los agujeros y teniendo en cuenta que queden equidistantes. Conviene pegar una tira de cinta aislante en las empuñaduras.

3. Si se opta por aprovechar una tela, ésta se debe cose (mejor con máquina) para poder adherir el tubo y luego hay que realizar dos agujeros en ella para poder meter las manos y coger los tubos.

4. Otra posibilidad –más fácil y que precisa mayor elaboración- es tejer la red con hilo resistente o lana.

Esta red sirve para jugar al ball netto o bola red. Como móvil se pueden utilizar pelotas de papel, globos rellenos de harina o lentejas, bolas de floorball, pelotas de tenis, indiacas, etc.

Palas

En un cartón, se dibuja un círculo exterior utilizando como molde un palto de cocina mediano (de unos 20 centímetros de diámetro), y otro concéntrico interior utilizando un plato de postre (de unos 14 centímetros de diámetro). Se pueden adoptar otras formas como una flor, la silueta de la mano, ovalada, etc. Se recortan con el cúter. Con otro cartón, se repite la operación y se coloca uno o más encima del primero. A continuación, colocamos la mano encima y señalamos 4 agujeros: dos a ambos lados de la muñeca y otros dos al lado del dedo índice y menique. Con un punzón o cúter hacemos los agujeros para colocar una goma elástica y anudarla fuertemente, introduciendo los nulos en el interior de los cartones para dejar la superficie lo más lisa posible de cara al goleo. Otra opción, en lugar de goma elástica, es colocar velero. Esta alternativa presenta la ventaja de poder ajustar las sujeciones a diferentes tamaños de la mano. Para terminar, envolvemos con cinta aislante de color y decorar convenientemente. Asegurarnos de dejar las gomas de una cara libres.

Indiaca-ventosa

Consiste en doblar bolsas de plástico varias veces en sentido longitudinal manteniendo el grosor de las asas. Colocaremos 2 o 3 bolsas unas encima de las otras con todas las asas en la misma dirección. Posteriormente, realizaremos un nudo simple con todas ellas no muy fuerte en el extremo inferior. Realizaremos un par de roscas en el cuello y pegaremos con cinta aislante alrededor. Luego, cortaremos las asas a modo de pompones.

La ventosa la fijaremos al cuerpo de la indiaca pasando un alambre por el orificio de la ventosa y por el cuerpo de la indiaca. Debemos ayudarnos de una alicates para apretar y tener la precaución de cortar y doblar el extremo hacia el interior de la indiaca. Después cubriremos y adornaremos con cinta aislante de colores.

Finalmente, conviene pegar una pequeña pestaña de cinta aislante en la ventosa para evitar el deterioro de la indiaca-ventosa al tratar de despegarla de la pala o del lugar donde la utilicemos.

Picas

Necesitamos gran cantidad de periódicos. Enrollamos longitudinalmente hoja a hoja prensándolas muchísimo para ir dándoles consistencia. Vamos colocando una encima de otra, con la salvedad de fijar con cinta de embalar la anterior para que no se desenrolle. Necesitamos un grosor de aproximadamente un palo de fregona. Necesitamos unir dos tubos una vez formados, para que sea más largo. La primera fijación para esto deberá ser longitudinal y tensando muchísimo, para repetir en sentida transversal para darle consistencia.

Por último, las decoramos con cinta aislante.

Botellas cono

Necesitamos un cartón cuadrado de 25 centímetros de lado. A continuación, cortamos la base de una botella de refresco o de agua mineral. En la parte inferior cortamos flecos a la botella para poder acomodar esta parte al cartón. Seguidamente, fijamos con cinta de embalar y decoramos con pintura o cinta aislante. Como la parte superior de la botella está intacta, desenroscamos el tapón y la llenamos de arena y piedrecitas para que se sostenga mejor en función de la finalidad con la cual vayamos a utilizarlo.

Bolos decorados

Con botellas de refrescos o de agua, de cualquier tamaño, las decoramos y las llenamos de arena o piedrecitas para jugar a los bolos.

Aros decorados

Con tubo de PVC flexibles y con empalmes, adoptamos aros del diámetro que deseemos. Los decoramos con cinta aislante.

Carrera de chapas

Con chapas de botellas, podemos decorarlas pintándolas. En un cartón de metro y medio por un metro, dibujamos con tiza un circuito para jugar a las carreras de chapas.