Dopaje NO

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

El dopaje mancha el glamour del deporte mundial

Unos niveles de habilidad, intensidad y resistencia sin precedentes han transformado el deporte mundial en un entretenimiento de masas espectacular y ha recompensado magníficamente a sus exponentes más destacados. Ahora que la euforia de los aclamados Juegos Olímpicos de Londres celebrados el año pasado se ha disipado, sin embargo, una racha de historias inquietantes que se han producido durante el primer trimestre de 2013 muestra el lado más oscuro y alarmante de un glamuroso mundo multimillonario. En enero, el ciclista estadounidense Lance Armstrong admitió en una entrevista de televisión que se dopó durante la época en la que ganó sus siete títulos del Tour de Francia. Su confesión, después de años de negarlo, se vio seguida de la decisión de la Agencia Antidopaje de Estados Unidos (USADA) de despojarle de sus títulos y acusarle de ser el centro del "programa de dopaje más sofisticado, profesional y exitoso en la historia del deporte". Un informe de la principal unidad de Australia sobre información criminal vinculó el dopaje en el deporte con el blanqueo de dinero y el amaño de partidos tras una investigación de un año de duración. Seis de los grandes clubes de la liga de rugby confirmaron que estaban bajo vigilancia. Y el médico español Eufemiano Fuentes, juzgado en Madrid por dirigir supuestamente una red de dopaje en el ciclismo, dijo en su declaración ante el tribunal que también tuvo clientes en fútbol, tenis, atletismo y boxeo. Fuentes, quien dijo fuera del juzgado que podría estar dispuesto a cooperar con las autoridades antidopaje, comparece ante la ley casi siete años después de que esteroides y bolsas de sangre fueran incautadas en la llamada "operación Puerto". "Las mismas personas que trafican con esteroides y animan a los deportistas a hacer trampas con el dopaje son las que están inmersas en las apuestas ilegales", dijo el director general de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), David Howman. "Esto es esencialmente blanqueo de dinero, soborno y corrupción en relación con el amaño de partidos". MERCADOS NEGROS En un simposio de la AMA ante los medios de comunicación celebrado en Londres en febrero, Howman dijo que al menos el 25 por ciento del deporte internacional está controlado por el hampa. "Los mercados negros suministran muchos de los productos farmacéuticos antes de que salgan al mercado blanco", dijo. "Está dirigido por el submundo delictivo, por lo que muchos productos farmacéuticos salen de esa manera". Rob Koehler, director de educación y desarrollo de programas en la AMA, dijo en una conferencia sobre la lucha contra el dopaje este mes en Londres que el problema del dopaje en el deporte refleja los problemas de la sociedad en conjunto. "Siempre estamos tratando de llegar al máximo", dijo. "Los adultos hacen trampas. Los estudiantes engañan, de hecho piensan que son inteligentes si no les pillan". Koehler dijo que el uno por ciento de la población es rica, mientras que la clase media está disminuyendo y la baja, creciendo. La posición es similar en el mundo del deporte. "Los mejores deportistas ganan millones, algunos llevan una vida modesta, la mayoría apenas logra sobrevivir", dijo. "Pero lo que algunos deportistas solían conseguir durante toda su carrera ahora lo consiguen en un año". El núcleo negro del dopaje ha estado tradicionalmente en los deportes de velocidad y fuerza, como el atletismo, el levantamiento de pesas y el ciclismo. Sin embargo, también es más evidente que la naturaleza de los deportes de balón, que dependen de un conjunto único de habilidades propias de sus disciplinas, ha cambiado. El béisbol, con su explosión en la década de los 90, es un ejemplo claro y este año el bateador Barry Bonds y el pitcher Roger Clemens, ganador en siete ocasiones del Cy Young, no fueron elegidos para el Salón de la Fama. DOPAJE GENERALIZADO Los dos, que apareció en la votación por primera vez tras esperar cinco años después de su retirada, estuvieron vinculados con sustancias para mejorar el rendimiento en el informe Mitchell, que destapó un dopaje generalizado en el deporte. El tenis, con maratones de cinco sets en los partidos del cuadro masculino, exige una potencia y resistencia hasta un grado inimaginable. Incluso los golfistas, como demuestra la generación moderna encabezada por Tiger Woods, son ahora deportistas que trabajan en el gimnasio además de frecuentar el campo de entrenamiento. En Inglaterra, la Federación de Fútbol reaccionó a las preocupaciones expresadas por el entrenador del Arsenal Arsène Wenger sobre un posible uso de EPO anunciando que incluiría pruebas para detectar esta hormona, introducidas en el ciclismo en la década de los 90. "Hemos tenido algunos jugadores que llegaban al Arsenal procedentes de otros clubes del extranjero con un número de glóbulos rojos anormalmente elevado. Este tipo de cosas son las que te hacen reflexionar", dijo Wenger. El técnico francés también pidió que se hicieran controles sanguíneos en el fútbol, añadiendo: "No creo que se haga lo suficiente. Es muy difícil para mí creer que tienes 740 jugadores en el Mundial y que se declaren cero problemas". Roger Federer, campeón de 17 títulos de grand slam en tenis, también hizo un llamamiento para que se introdujera el pasaporte biológico, pionero en ciclismo y posteriormente incorporado al atletismo, que rastrea cambios en el perfil sanguíneo de los competidores que podrían estar causados sólo por dopaje. "Será necesario un pasaporte de sangre ya que algunas sustancias no se pueden descubrir ahora pero sí quizá en el futuro y ese riesgo de descubrimiento podría ahuyentar a los tramposos", dijo el tenista suizo. "Pero también debería haber más controles sanguíneos y pruebas al margen de la competición en tenis", agregó Federer. El presidente de la AMA, John Fahey, cuyo mandato de seis años finaliza este año, dijo en el simposio de Londres que no hay señales de que las malas noticias podrían finalizar a corto plazo. "Mientras exista la competición deportiva habrá deportistas que elijan hacer trampas y, por lo tanto, la necesidad de liderar la lucha contra esta amenaza mundial para la integridad del deporte", dijo Fahey.